jueves, 19 de julio de 2012

Warhammer Fantasy: contraanálisis del Imperio 8ª edición (3ª parte)


Y hoy terminamos este estupendo contraanálisis realizado por Elladan para Tan Frikis Como Yo. Además lo publicamos hoy para aprobechar y desearle un muy feliz cumpleaños, ¡Felicidades!

Tanque de vapor
Lejos de la paja mental que era antes (¡¿R10, WTF?!), este nuevo tanque me parece muy equilibrado y entretenido. Primero, con R6 puede ser herido por tropas que peguen duro, con lo cual ya no es apto para todo público. Eso quiere decir que hay que pensar como jugarlo, no apuntarlo directamente a la unidad más cara del enemigo y tirarlo ahí a toda velocidad. A cambio, el tanque tiene HA y hay que tirar para impactarlo. Su movimiento aleatorio lo hace más difícil de controlar, pero tampoco se puede huir de él.
En lo referente a la generación de puntos de vapor y la tabla de problemas, me gusta mucho el nuevo sistema. Al depender de un dado de artillería, puedes sacar problemas siempre, como con cualquier máquina de guerra, y el hecho de que los puntos generados no influyan la probabilidad de esos problemas ayuda cuando tienes que jugártela. La nueva tabla también es mucho más interesante que el antiguo, “el tanque sufre una herida y no hace nada este turno”. No poder disparar el cañón el turno que tienes una carga decisiva no es realmente un problema.
Por último, me alegra que hayan quitado todas esas tonterías de que si inmune a hechizos que no tengan fuerza, que si supera automáticamente los chequeos que no sean de iniciativa, etc. Ahora el tanque es una unidad normal, que puede ser afectado por cosas normales. Y de paso ha ganado un 50% de posibilidades de supervivencia frente a un pozo de sombras gracias a la I3 de su ingeniero.
General vs. archilector
Otra de las grandes quejas en internet. ¿Para qué quiero un general, cuando el archilector le da mil vueltas como opción de personaje? Estoy de acuerdo en que las habilidades del segundo son mejores que las del primero, pero lo mismo ocurre con los capitanes y sacerdotes. La cosa es, que con el precio de los personajes imperiales, la mayoría de unidades principales podrían permitirse incluir uno de cada, combinando el odio, la sangre fría y las plegarias, y dado que necesitamos un comandante con L9, la cosa esta entre el combo general+sacerdote y el combo archilector+capitán. El segundo combo tiene la ventaja de permitirte incluir un portaestandarte de batalla, por lo que seguramente sea el que más se vea en principio. Pero, si por lo que sea queremos incluir el portaestandarte de batalla en otro sitio, ¿Qué combo es mejor entonces? La respuesta es depende. Dado que las versiones de comandante son exactamente iguales a sus respectivos héroes (salvo por el liderazgo y la herida extra), todo depende de la combinación de objetos mágicos que se quiera incluir. Así pues, el general no es tan mala opción.

Otra de las diferencias de los personajes son las monturas. Recordad que por los bajo costes de los personajes imperiales, siempre podemos incluir un general en grifo, incluso aunque el general del ejército sea el archilector que acompaña a nuestras tropas. Y así podríamos tener un monstruito volador matando cosas por ahí sin comprometer el liderazgo del ejército.
Bueno, estas son algunas de mis opiniones sobre el nuevo Imperio. Si no estáis de acuerdo conmigo y tenéis opiniones diferentes  o algo que añadir, estaré encantado de escucharlo. Si puede ser con una birra de por medio, mucho mejor.
Un saludo y hasta la próxima.
Lord Elladan Alquaquesse
Señor de Rhûw Eithel

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario