domingo, 7 de octubre de 2012

Anatomía de Grey: 9x02 “Remember the time”



Segundo capítulo de la novena temporada: capitulazo. Este episodio nos ofrece muchas respuestas a las mil preguntas que nos dejó el primero (la principal, un tremendo “WTF?”), explicándonos, mediante muchos flashbacks, qué pasó entre el accidente y el capítulo 1. El rescate, la evolución médica de los accidentados… Pero vamos poco a poco.



Mark
Mark murió en el capítulo anterior, pero por la forma en que lo trataban todos, aun estando en coma, parecía que había algo que no sabíamos. Aunque lo rescataron del bosque más o menos consciente, al Seattle Grace llegó muy grave, digamos entre la vida y la muerte. Tanto es así que Callie no se separaba de su lado por miedo a que muriera sin estar ella. Hasta que de pronto, se despertó, al 100% y siendo él mismo (es decir, tirándole los tejos a las nuevas y haciendo chistes guarretes). Pese a la alegría de Callie, Avery y Dereck, Richard se temía que fuera la mejoría de la muerte: los enfermos terminales, a menudo mejoran mucho justo antes de morir. Mark, que es tan médico como los demás, se da cuenta enseguida de que ese es su caso, se pone en plan Yoda con Avery, pide ver a Sofía… y dicta testamento vital. El resto, ya lo sabemos...


Derek
¿Pero Derek y Meredith no se iban a Boston? ¿Qué hacen en aun en Seattle? Pues resulta que tras el accidente, Derek quería irse a Harvard, pero Meredith se negó. Seattle es el lugar al que pertenecen, allí está su lugar, allí están tratándole la mano a él, allí están sus seres queridos (bien jodidos, por cierto)… A Derek iba a operarlo un cirujano del hospital, que consideraban “el mejor”, pero que le ofrecía recuperar un 80% de las funciones de su mano “estropeada”, con una cirugía más segura. Sin embargo, Callie le propone otra técnica, que podía devolverle el 100%, o bien dejarle peor de lo que ya estaba. Todo muy Derek, ¿no? A él siempre le han ido los procedimientos de riesgo, así que ni se lo pensó: pidió que le operara Callie y jugárselo todo a una carta. Como ya vimos en el capítulo anterior, el procedimiento salió “bien”, pero quizás no tanto como esperaban…


Christina
En el primer capítulo, parecía que el tema del accidente no iba con ella. No aparentaba secuelas de ningún tipo, se había marchado de Seattle… Pero en este episodio hemos visto que en realidad, también se llevó lo suyo. Ya conocemos a Christina: es perfeccionista, siempre es o aparenta ser la más fuerte, necesita estar en control de todo siempre… y en el accidente no iba a ser diferente. Mientras que los demás se abandonaban a lo inevitable, Christina se mantuvo despierta durante 4 días  cuidando de Arizona, de Mark, intentando que los animales no se acercaran a Lexie, sin dormir, sin comer y sin beber. Aunque no estuviera herida, este nivel de desgaste, deshidratación y shock post traumático la dejaron en un estado catatónico. No se comunicaba, y si la intentaban examinar, se ponía violenta, hasta el punto de tener que atarla a la camilla. Cuando la iban a derivar a psiquiatría, Owen se la lleva a casa, y la cuida (con un cariño y una ternura, que no sé como la muy perra es capaz de irse a Minnesota y dejárselo ahí tirado…), hasta que ella sale de su mundo y empieza a recuperarse. Por desgracia, Christina piensa que Seattle es el escenario de demasiadas cosas malas (no solo el accidente, sino también el tiroteo, la muerte de George, etc.) y decide alejarse de un lugar tan “gafado”.


Arizona
Arizona no perdió la pierna nada más ser rescatados, como podíamos haber pensado. Al contrario, después del rescate lo que tenía era una infección brutal (Christina hace referencia a que en el bosque le quitaba gusanos de la herida) que había dañado todos los tejidos blandos, y posiblemente también el hueso. La mejor opción era amputar, pero ella se niega y le hace prometer a Callie que no permitirá que se la corten. Ella intenta por todos los medios proporcionarle tratamientos que le permitan conservarla, pero Owen le hace ver que conservar la pierna, para no tenerla funcional y estar siempre con dolores, no es una opción mejor (¿os recuerda a alguien? Si si, guiñaco a House. Y hablando de guiños, en un momento dado, Bailey habla de la posibilidad de que el avión acabe en una isla desierta y les ataque un oso polar, algo que Richard no pilla, pero nosotros sí, ¿verdad?). Finalmente, la infección de Arizona lejos de remitir, está a punto de matarla por sepsis, y Callie tiene que tomar la dura decisión de salvarle la vida, sacrificando la pierna, algo que Arizona no le perdona. Por otra parte, Arizona no le perdona a Alex el hecho de que supuestamente él era el que debía ir en ese avión, y no ella, mientras él, por su parte, tampoco consigue olvidarlo.


@Neko_Aidi

Reacciones:

2 comentarios:

  1. A mi me ha gustado este capítulo, mucho más que el anterior,Excelente review, gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias! A mi me ha parecido lo mismo. Quisieron empezar con mucho misterio y no se entendia nada! La semana que viene, otro! :D

    ResponderEliminar