lunes, 2 de septiembre de 2013

Hayao Miyazaki se retira


Hayao Miyazaki, cineasta, guionista, dibujante de manga y productor de dibujos animados "animes" japoneses, el más prestigioso del país y también muy respetado por la industria occidental, anunció hoy en la Mostra de Venecia que se retira del cine a los 72 años. Miyazaki, nacido en Tokio en 1941, dará una rueda de prensa en su ciudad natal para exponer sus razones, pero antes se ha anunciado en el Festival de Venecia donde hoy presentó su última película Kaze tachinu (The Wind Raises) y con el que mantiene una estrecha relación -le premió con su León de Oro a toda la carrera. Pacifista de corazón y métodos, Miyazaki ha sido acusado de izquierdista tras el estreno de la película por no maquillar aspectos del pasado de Japón en la Segunda Guerra Mundial que las autoridades actuales preferirían olvidar, y que Miyazaki no esquiva al recrear la vida del ingeniero que diseñó el mítico avión "Zero sen" con el que se bombardeó Perl Harbour. Miyazaki, "fan" de Bugs Bunny (el más famoso dibujo de Looney Tunes) y de la actriz Lauren Bacall, a la que convenció para poner la voz a la bruja del castillo en otra de sus obras de arte, El castillo ambulante (2004) que fue nominada al Óscar −lo consiguió unos años antes con El viaje de Chihiro (2001)−. 

A sus 72 años, y con más de 40 de carrera, las obras de Miyazaki están en la memoria de varias generaciones: de sus comienzos con su amigo Isao Takahata, con quien todavía trabaja, son sus diseños para la televisión de Heidi o Marco. Miyazaki debutó como director en la serie para televisión Conan, el niño del futuro (1978) y, en el cine, con su largometraje Lupin III: El castillo de Cagliostro. En 1982 empezó el cómic de corte épico Nausicaa del valle del viento, que llevó al cine en 1984 y le convirtió en una celebridad. Ese año, Miyazaki y Takahata pusieron en marcha su propia productora, Ghibli, con la que ya podían competir cara a cara con las más grandes producciones americanas, hasta el punto de que al maestro tokiota le llamaban "el Walt Disney japonés", cosa que a él le desagrada bastante. Sus trabajos, tanto para niños, como con lectura para adultos, son unas veces mezcla de culturas y estilos artísticos diferentes; otras, irradian pura fantasía de la mitología japonesa en una visión atemporal, que no distingue presente, pasado y futuro. En sus películas, muchas de ellas aderezadas con la música de Joe Hisaishi, siempre se encuentran referencias a la naturaleza y contra la contaminación y sus protagonistas, de grandes ojos negros y redondos, siempre son de ambos sexos, muchas veces con pasados mágicos o insólitos, y, a veces, vuelan. Entregado al detalle y al cromatismo, la creatividad de Miyazaki ha sido reconocida en diversas ocasiones.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario